lunes, 7 de mayo de 2012

¡Cuidado con los hongos!

¡Hola!

Hoy me lanzo a escribiros sobre algo que a priori ya da "asco" pero que es importante saber, porque hay que tratarlos y evitar cogerlos. Como en las épocas de más calor es en las que más problemas de hongos hay, he pensado que os puede ser útil esta entrada.

Lo primero de todo, la mayoría de infecciones por hongos son superficiales, afectan a piel y uñas, el mayor problema a simple vista es el estético, pero si no lo tratamos la infección puede hacerse más grande y generarnos problemas de uñas, descamación, picor... por lo que si creemos que tenemos un hongo hay que ir al médico y/o ponerles un tratamiento. Hay que tener paciencia, pero se cura.

Os voy a hablar de las dos micosis (infecciones por hongos) más comunes:
  • El pie de atleta
  • Pitiriasis versicolor

PIE DE ATLETA:
Se suele producir en la zona de debajo y entre los dedos de los pies, aunque se pueden dar casos tanto en el talón como en las manos. Es contagioso, pero puede aparecer espontáneamente debido al uso de calzado cerrado en verano, sobretodo si es de plástico, al exceso de sudoración, a permanecer el pie húmedo mucho tiempo o al haber una lesión en esas zonas. Sus síntomas más comunes son enrojecimiento de la piel, ardor y la aparición de ampollas o costras.

El tratamiento de este tipo de hongo es a base de cremas con antifúngicos como el Canespie, lo importante es que contengan clotrimazol o miconazol, para conseguir matar al hongo. Además es recomendable, para una curación completa, seguir el tratamiento 1 ó 2 semanas después de la desaparición de todos los síntomas.


PITIRIASIS VERSICOLOR:
Este tipo de micosis se suele dar en la parte superior del tronco, aunque ninguna parte del cuerpo es inmune a ello. Se trata de una levadura oportunista que crece en situaciones de calor y humedad, se conoce como el hongo de las playas, no porque esté allí sino porque es después de ir a la playa o de tomar el sol cuando nos damos cuenta de su presencia. La presencia de este hongo hace que la piel no tome color, de modo que vemos manchas, más o menos grandes, de color blanco (generalmente) en nuestra piel. No suele picar ni tiene otro síntoma característico aparte de la diferencia de color, por lo que no se le suele dar importancia, además, en este caso, no es contagioso.
Su tratamiento se realiza también con cremas cuyo principio activo es el clotrimazol o el miconazol, puede ayudar al tratamiento el lavado de la zona con champús anticaspa normales. En caso de dejarlo pasar, las manchas aparecerán de un modo recurrente, ya que incluso se mantienen un tiempo después de eliminar al hongo, e incluso, puede extenderse.


PREVENCIÓN:
Para prevenir problemas derivados de las micosis, tanto las anteriores, como otras como las candidiasis, es muy importante seguir una serie de pasos a lo largo del año. Como por ejemplo:
  • Secarse bien debajo y entre los dedos de los pies después de ducharnos. Además de secar también cualquier zona con pliegues, como pueden ser las axilas, las ingles, el culete... si no nos secamos bien (o mantenemos secos a los niños pequeños) son zonas húmedas y cálidas que favorecen el crecimiento de los hongos.
  • Usar calcetines y ropa interior con un 50% de algodón como mínimo para asegurar la transpiración, además de cambiarlos diariamente.
  • Intentar no usar el mismo calzado dos días seguidos y dejarlo al aire.
  • En caso de personas con sudoración alta es recomendable usar polvos antifúngicos como medida preventiva.
  • Al tomar el sol en la playa evitar el uso de aceites, hacen que aumente la temperatura de la piel y crean una barrera que protege al hongo, de modo que crece a sus anchas (además de que los aceites favorecen que atraviesen los rayos UV dañando a nuestra piel).

Espero que os haya resultado útil, y que cuidéis mucho vuestra piel. Si tenéis alguna duda, o lo que sea, podéis escribirla en los comentarios y os responderé encantada.

UN SALUDO A TODOS!!! Y 68 ABRAZOS!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada