jueves, 19 de abril de 2012

Piernas cansadas

¡Hola de nuevo a todos!

¿Qué tal va el jueves? Ya casi casi es fin de semana. Hoy quiero hablaros de las piernas cansadas, todas (y todos) las hemos padecido alguna vez, y depende del trabajo que tengamos aún se nota más. A simple vista parece un problemilla algo molesto, pero hay que cuidarse mucho la circulación, ya que a la larga nos beneficiaremos mucho si hemos hecho las cosas bien. Así que... empezamos!

Las piernas cansadas son la consecuencia de un largo periodo de tiempo en el que las piernas han tenido mala circulación, ya sea por haber estado mucho tiempo de pie, por una mala posición, por exceso de calor en las piernas... aún así, a veces, sucede sin más. Esto es consecuencia de que la mala circulación depende también del sexo (es mucho más común en mujeres), del componente hereditario, de la edad o del exceso de peso. Son muy comunes los problemas de circulación en las embarazadas porque se unen varias causas, mujeres, con exceso de peso, unido a retención de líquidos...
Una consecuencia muy visible de la mala circulación son las varices. La sangre debe de volver hacia el corazón, y lo hace en contra de la gravedad. Cuando no mantenemos la musculatura de las piernas las venas pierden su "fuerza" y no consiguen bloquear la vuelta de sangre. Eso genera que la vena se deforme y la sangre "regurgite".

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA FAVORECER UNA BUENA CIRCULACIÓN?
Para ello basta con seguir una serie de consejos básicos y sencillos:
  • No llevar pantalones muy ajustados
  • Evitar el sobrepeso
  • No estar parado mucho tiempo
  • No cruzar las piernas al sentarnos e intentar que estén elevadas.
  • En la ducha, no usar agua muy caliente y terminar siempre con un chorro de agua fría desde el tobillo a la rodilla.
  • Intentar dormir con un cojín debajo de las piernas.

Además de eso, podemos realizar ejercicios en cualquier momento para potenciar el flujo de sangre en las venas y favorecer así la circulación. Como son por ejemplo estando sentadas mover los pies haciendo "semicírculos", balancear las piernas, o ponernos de puntillas. Cuando tengamos los pies en alto, la presión del taburete o puff debe de ser en la pantorrilla.
Si nuestro trabajo nos obliga a estar de pie, también podemos favorecer una buena circulación poniéndonos de puntillas varias veces (no hace falta mantenerse de puntillas), o andando unos minutos con los talones o de puntillas.
Una vez en casa, en el suelo o en la cama, podemos hacer ejercicios tumbadas (además nos ayudarán a fortalecer también los abdominales) como por ejemplo levantar las dos piernas a la vez y una vez arriba estirar el pie varias veces, llevar la rodilla hacia la cara, levantar las piernas y "hacer" círculos con una de ellas, o "cruzar" las piernas una sobre otra varias veces.
Además de todo esto, podemos usar también cremas o geles para piernas cansadas, que lo que aportan es un efecto frío que mejora la circulación. Las mejores son aquellas de textura gel que llevan mentol, y si las guardamos en la puerta de la nevera mejor que mejor, porque así potenciaremos su efecto. Otra opción es el Thrombocid, la pomada para las piernas cansadas por excelencia (además de para evitar que salgan moratones), su componente principal (o principio activo) favorece la circulación, por lo que tiene acción antivaricosa, y mejora la pesadez de las piernas. Hay dos tipos, por lo que si nuestro problema es un poco mayor de lo normal, podemos usar el Thrombocidd Forte en lugar del Normal. Cuando aún así, sabemos que vamos a necesitar na ayuda extra, podemos usar medias de compresión normal o fuerte.

Espero que os haya gustado y que pongáis los consejos en práctica, son ejercicios que podemos hacer mientras trabajamos y así evitaremos volver a casa más cansadas de lo que deberíamos.

61 ABRAZOS ENORMES! Un saludo a todo el que pase por aquí! y muchas gracias!!


1 comentario:

  1. Muchas gracias por los consejos. Los pondré en práctica.

    ResponderEliminar